Cabras Monteses de Gredos



Caminar por la Sierra de Gredos es gratificante en todas las épocas del año, el paisaje nevado, el deshielo, el piorno en flor, la fauna que habita las cumbres, las extensas vistas en días claros, todo merece la pena.


En los meses de Octubre a Diciembre, el espectáculo principal lo ofrecen las cabras monteses de Gredos (Capra pyrenaica victoriae), es en esos meses cuando se produce el celo. Los rebaños de machos y hembras se unen, tras estar separados el resto del año, llamados por la necesidad reproductiva.
El comportamiento de las cabras en esta época del año hace que se puedan fotografiar escenas del cortejo, de las luchas entre machos por las hembras, o simplemente, si eres capaz de mantenerte cerca de un rebaño sin asustar a las cabras, escenas de su vida cotidiana.

Normalmente cuando quiero hacer fotos de algo siempre llevo una idea preconcebida de lo que me gustaría obtener, aunque en la mayoría de las ocasiones los resultados no son ni tan siquiera parecidos a la foto ideal que llevas en la cabeza. Hablar de machos de cabra en celo, hace que inevitablemente te imágenes un pelea de grandes machos con los contendientes levantados sobre las patas traseras y chocando las cornamentas, pero no es tan fácil como imaginarlo y se pueden pasar las jornadas sin que puedas ver peleas ni siquiera de lejos.

Previa concesión del permiso correspondiente por parte del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, he pasado varias jornadas en Gredos, junto con David Pascual fotografiando las cabras, las fotos serán mejores o peores, pero lo hemos disfrutado mucho, que al final es lo importante.

En cuanto a las fotos ha habido de todo, retratos de machos “haciendo el feo” como se conoce el típico gesto del cortejo, fotos del acoso al que los machos someten a las hembras, momentos del cuidado de las cabras a los cabritillos, saltos entre las rocas o al cruzar un riachuelo, cabras pastando o simplemente descansando sobre una roca, y por suerte, fotos de las luchas y las escaramuzas entre los machos, que no son como la foto ideal de mi cabeza pero de momento me valen. 






















Las nevadas y los hielos hacen que moverse por la montaña campo a través con el equipo sea cada vez mas dificultoso, el ultimo día que hemos ido, tras tener que esperar al quitanieves para poder pasar por la carretera, hemos estado caminando con la nieve por los tobillos durante varias horas y moverse junto a las cabras ha sido bastante duro. 
La temporada de cabras casi con total seguridad la damos por terminada, pero todavía nos queda el invierno para fotografiar el paisaje nevado.

Esperemos que al año que viene podamos repetir, las cabras seguirán en la sierra haciendo su vida, ajenas a nuestras ganas de fotografiarlas.




 

4 comentarios:

  1. En este reportaje se aprecia el gran cariño que tienes por la NATURALEZA, tu buen hacer fotográfico y tu enorme paciencia.
    Un abrazo.
    Chuchi Prieto.

    ResponderEliminar
  2. ... preciosas, no se con cual quedarme
    ... ¿tal vez con la última?
    ... no se, voy a volver a verlas todas
    ... vaya, la que está amamantando a la cría es muy buena
    ... no digamos la que estan los dos machos desafiándose con la mirada, entre la nieve
    ... y esa que está en pleno salto
    ... preciosas, no se con cual quedarme

    ResponderEliminar
  3. Por ser tu, te dejo que te quedes con varias jajaja, incluso con alguna de las 150 que tengo y no he puesto en el blog. Un abrazo

    ResponderEliminar